REVISTAS

LA REVISTA “LA VOZ DE SAN ANTONIO”

La revista “La Voz de San Antonio” es una publicación popular, sencilla y edificante que cumplió en 1995 el primer centenario de su vida. Suerte ha tenido esta veterana revista, cuya publicación nunca se ha interrumpido desde su primer número aparecido en 1895. El Santo de los Milagros, como un favor más de los muchos que hace, la ha sostenido y amparado, libre de gabelas, de entorpecimientos o de cualquier otro obstáculo durante su larga andadura, ya centenaria.

La rica colección de 1785 números (hasta ahora) constituye la memoria histórica, devocional y cultural de acontecimientos y saberes que encierran sus páginas e interesantes ilustraciones.

Esta revista, con San Antonio de Padua, doctor evangélico y predicador de la verdad, en la cima de sus preocupaciones y contenidos, imitando su vida y ofreciendo su Voz, ha pregonado, cantado y aclarado la fe de la Iglesia, las buenas costumbres, tradiciones y fuerza del testimonio apostólico de “El Santo de todo el mundo”, como le llamó el Papa León XIII.

Ha logrado aunar durante ciento y pico de años la doble dimensión que en su vida reflejó

San Antonio: la doctrina y la caridad (Evangelio y Caridad). En sus páginas, número tras número, ha suministrado abundante doctrina, en plan sencillo y llano, sin altisonancias, ni palabras vanas, que ha encendido la fe de muchas almas sencillas.

También con sus páginas, como fruto de la devoción suscitada, ha logrado cuantiosas limosnas, que en el decurso de tantos años aliviaron la penuria y necesidades de muchos necesitados, como contribución al “Pan de los Pobres”, una de las obras antonianas más importantes. Mucha, mucha hambre ha saciado en tiempos difíciles “La Voz de San Antonio” y muchas otras necesidades ha remediado y sigue remediando.

Tiene también esta revista ‑dentro del área de la historia franciscana de la Provincia Bética, en la que nació-, otro mérito bastante importante: A través de sus números, especialmente en la primera mitad del siglo XX, ha confiado al escrito datos notables sobre la presencia de la Orden de San Francisco en Andalucía, Extremadura e Islas Canarias, que son fuente de obligada consulta. Más tarde, especialmente en este último medio siglo, “La Voz de San Antonio”, siempre tolerante, ha estado y está abierta a colaboraciones espontáneas, originales unas y de selección otras. Buenos escritores y poetas han prestado su colaboración para estas páginas.

“La Voz de San Antonio”, como hemos dicho, ha cumplido ya cien años. Nació en el Santuario de Nuestra Señora de Loreto, en Espartinas (Sevilla). Adoptó, traducido al castellano, el nombre de la publicación franciscana: “La Voce di Sant’Antonio”, de Italia, órgano casi oficial de la “Pia Unión de San Antonio”, fundada en Roma en 1894.

Su primer número coincidía con la instalación de una imprenta que para su publicación había adquirido la Provincia Bética Franciscana, en los primeros años de su restauración, por iniciativa del padre fray Mariano de San José y del padre fray León Vence, castizo y brillante escritor, que, antes de su ingreso en la Orden, había sido director del periódico “El Restaurador”, de la ciudad de Vigo.

Los directores de “La Voz de San Antonio” durante el siglo han sido muchos. Algunos durante poco tiempo y otros durante periodos más largos.

Sus nombres: Fr. Cipriano Alzuru y Llompart (1895-1896. 1910-1912); Fr. Melquiades de Jesús López de Aizmendi (1897-1898); Fr. Pedro Pablo Hernández Rubio y Fr. Fulgencio Ajuria Cardobil (1899-1901); Fr. León Vence Calviño (1902-1905. 1917-1920);Fr. Ágel Ortega Pérez (1906-1909. 1923-1929. 1932-1933.); Fr. Eugenio Pulpillo Martínez y Nicolás Ajuria Cardovil Aguirre (1913-1916); Fr.Isidoro Acemel Rodríguez (1920-1923); Fr. Carlos Gracia Villacampa (1929-1932. 1941-1948); Fr. Rogelio Conde Martínez (1933-1935);

Fr. Manuel Jimeno Hernández (1935-1938); Fr. Juan Bautista Yuste Marzo (1938-1941); Fr. José Torrejón Baltar (1941); Fr. Santiago Gorostiza Arana (1950-1956); Fr. Antonio Corredor García (1956-1971); Fr. Sebastián García Rodríguez (1971-1983); Fr. Antonio Enríquez Guerrero (1983- 1986); Fr. Jesús Ignacio Colombo Roquette (1986-1992); Fr. Eduardo Calero Velarde (1992 …).

Esta es la lista de 18 Directores que en el largo periodo de un siglo y pico ha tenido la revista “La Voz de san Antonio, revista veterana y benemérita, ya gloriosa, entre la publicaciones antonianas de España.

LA REVISTA “BÉTICA FRANCISCANA”

Es una revista oficial interna de la Provincia Bética de la Orden Franciscana. La edita la Provincia Bética bajo la dirección de un religiosos nombrado para el caso por el Gobierno Provincial.

Las razones y fines que motivaron su fundación y publicación están en que hubiera un órgano oficial para la publicación de oficios, decretos y comunicados del Gobierno de la Provincia Bética, los informes de las Comisiones de Actividades Provinciales y otros trabajos de interés que pudieran escribir los religiosos.

El motivo de todo esto fue el que todos los religiosos conocieran lo propuesto por el Gobierno de la Provincia, las actividades que se realizan en ella y el trabajo de las Comisiones.

Todas esta actividades constan en su respectivo Libro de Actas; no obstante se pensó que había que comunicar a los religiosos de una manera cercana lo prescrito, ya que los religiosos particulares, aunque le lleguen algunas comunicaciones en papel suelto (los papeles sueltos son frágiles y ordinariamente suelen extraviarse), no tienen acceso a estos libros ni quizás lo tendrán en toda su vida, y no se enterarán jamás de que hubo esa reunión ni de qué se trató en ella, si no hubo una comunicación. Ante esta dificultad terminan por desinteresarse de las Comisiones, de sus reuniones, actividades y proyectos, que de alguna manera deberían repercutir sobre los religiosos en su deber de acogida, participación o ejecución. Y no basta que alguna noticia llegue al conocimiento de algunos; es necesario que sea conocido por todos los religiosos el trabajo que realizan los hermanos en estas Comisiones. El ejemplar, digno de encomio y excelente testimonio del trabajo de estos hermanos será un acicate para la apertura de los demás, para abrirse y acoger con entusiasmo las determinaciones y llevarlas con alegría y audacia a realización práctica; además de que así se evitaría el desinterés: “¡otro papel más!”, y el que cualquier documento se convierta en papel mojado, que no lleva a la práctica, o termine en la papelera como la mejor tumba para su defunción. Por lo cual se pensó que publicando toda esta documentación en una revista sería más permanente, más fácilmente manejable y conservable al tener así oportunidad de encuadernar la colección.

El origen de la revista y con este mismo título estuvo en algunos pequeños folletos publicados durante algún provincialato y que recogían los documentos importantes. Pero esta pequeña revista no era una publicación constante; era esporádica, se publicaba, se dejaba de publicar y terminó por desaparecer. Hasta que el Capítulo Provincial de 1968, celebrado en Guadalupe en el mes de agosto, en su quinta sesión plenaria aprobó la reanudación de la revista “Bética Franciscana”, de carácter interno e informativo, y abierta a la colaboración de todos los religiosos.

El Ministro provincial de aquel Capítulo, Fr Ángel Orduña decretó la publicación de la revista, adaptada a los nuevos tiempos y con el título de “Bética Franciscana”, que estaría bajo la dirección del religioso que nombrara el Definitorio Provincial.

Su primer director fue Fr. Sebastián García Rodríguez (1968-1974) y le siguieron Fr. José Antonio Martín Avedillo (1974); Fr. Santiago Monasterio Miguel (1975-1976); Fr. Antonio Enríquez Guerrero (1976-1977); Fr. Sebastián García Rodríguez (1977- 12980); Fr. Francisco García Rodríguez (1980-1992); Fr. Eduardo Calero Velarde (1992…).

REVISTA GUADALUPE

Comenzó su andadura en 1916 con título El Monasterio de Guadalupe, cambiado en 1963, por el de Guadalupe, más abreviado, que actualmente mantiene.

El primer número lleva en su cabecera la fecha de 1 de julio de 1916. Nació la revista «El Monasterio de Guadalupe», en un momento de esplendor y eficacia de la primitiva Comunidad Franciscana, formada por ilustres y sapientísimos religiosos: Bernardino Puig, Germán Rubio, Isidoro Acemel, Lázaro María Epelde y Carlos Gracia Villacampa, entre otros, alentados siempre por el ministro provincial Cipriano María Alzuru, quien con singular prudencia, en tiempos de estrecheces económicas, trazó las líneas de régimen de la nueva revista. El primer Número de «El Monasterio de Guadalupe» veía la luz pública el 1 de julio de1916, con periodicidad quincenal, a precio de cinco pesetas de suscripción anual para España y de ocho pesetas para el extranjero. Impreso en el Asilo de Huérfanos del Sagrado Corazón de Jesús, en Cáceres, a una sola tinta e ilustrada con variedad de grabados, especialmente vistas del Monasterio y de la Puebla y Villa de Guadalupe.

Las fotografías impresas que, a través de 88 años, ha publicado la revista, tanto en blanco y negro como en color, especialmente vistas antiguas del monasterio santuario de antes de su restauración, forman ahora un álbum fotográfico, con el vivo testimonio del hasta 1990 que cambió a 264×205 cm. dando mayor elegancia y brillantez a la composición.

El número de páginas interiores ha variado a lo largo de su publicación, desde 24 de su primer número hasta las 44 que tiene en la actualidad. Siempre ha contado con una amplia información gráfica, mejorada en estos últimos decenios con composición, magnífica impresión, en la que sobresalen sus portadas de lujo. Su periodicidad desde el año 1960 es bimensual, es decir, 6 números al año, la cual se mantiene hasta nuestros días.Su objetivo según se recoge en sus primeras páginas era «trabajar con todo entusiasmo en propagar la devoción y culto de Nuestra Señora de Guadalupe y las glorias histórico-artísticas de su grandioso Monasterio….»

Durante estos 88 años de vida, centenares de plumas han llenado sus páginas, algunas de ellas, de lo más representativo de la literatura extremeña de este siglo. Crónica fiel de todos los acontecimientos en el devenir histórico de Guadalupe, testigo de la recuperación y restauración de este conjunto artístico-devocional, patrimonio de la humanidad.

Su primer director fue Isidoro Acemel Rodríguez (1916-1919), franciscano, escritor de pluma fina, erudito e investigador.

Su continuador no rebajaría el listón científico, ni literario, Carlos Gracia Villacampa (1919-1929), cuya dirección fue de las más brillantes. Pionero, en esta etapa, de descubrir y divulgar las relaciones de Guadalupe y América. En este período tendría lugar un acontecimiento inolvidable para la historia de Guadalupe; la Coronación canónica de Santa María de Guadalupe, 12 de octubre de 1928. Era el reconocimiento del pueblo español hacia esta imagen tan venerada en España y América. En esto hecho también jugó un papel importante «El Monasterio de Guadalupe», que ofreció un número especial, conmemorativo, crónica fiel, de tan notable acontecimiento.

Podemos afirmar que en estos primeros catorce años la revista «El Monasterio de Guadalupe» alcanzó una cima difícil de superar con los medios de entonces. Sus estudios de la pluma de Germán Rubio, Eugenio Escobar, Isidoro Acemel, Carlos Gracia Villacampa y otros muchos penetraron en los interiores del archivo y convirtieron las páginas de esta publicación en historia viva, deslumbrante, a veces, ante los ojos del estudioso, en los que no falta la crítica seria, unida a la investigación rigurosa.

Siguieron después trece directores, cuyos nombres, para constancia y homenaje a sus méritos, son los siguientes:

Jerónimo Bonilla Moreno (1929-1934).
Bienvenido Foronda Laño (1934-1939).
Santiago Gorostiza Arana (1 939-1941).
Enrique Escribano González (1941-1950).
José Torrejón Baltasar (1950-1958).
Sebastián García Rodríguez (1958-1962).
Arturo Álvarez Álvarez (1962-1966).
Francisco Romero Melián (1966-1967)
Iñigo Gallego Tabernero (1967-1969)
Francisco de Asís Oterino Villasante (1969-1970).
Sebastián García Rodríguez (1 970-1971).
Felipe Trenado Trenado (1971 -1980).
En estos cincuenta años (1930-1980) hay décadas de mayor brillantez y también de períodos menos brillantes, algo normal en este tipo de publicaciones periódicas.

Manuel Tercero Cancho (1980).
Antonio Arévalo Sánchez (1980-1983).
Sebastián García Rodríguez (1983-2005), que continúa actualmente en el cargo.
A partir de 1980 la revista experimentó un gran cambio, debido, en parte, a la buena dirección, pero también a los medios económicos de nuestro tiempo y a los adelantos técnicos que en este decenio han enriquecido las artes gráficas. La revista «Guadalupe» en estos últimos 22 años (1983-2005) ha logrado, descollar entre todas las publicaciones extremeñas, de la que es actualmente decana. Ha conjugado el contenido científico, bien representado con un gran número de estudios, de obligada consulta hoy día, con lo popular y devocional.

A esto tenemos que añadir su bien cuidada presentación, composición e ilustración, sobresaliendo sus portadas o cubiertas a todo color, que a veces son representaciones excepcionales de arte.

Conviene destacar, entre los 774 números de «Guadalupe», una serie de ediciones monográficas o especiales de importante valor cultural:

Números 200-201 (1928): Coronación canónica de Santa María de Guadalupe, Reina de las Españas.
Números 259-260 (1933): XXV Aniversario de la fundación franciscana en Guadalupe.
Número 434-436 (1952): Guadalupe y los Reyes Católicos Isabel y Fernando.
Número 551 (1964): Guadalupe y Zurbarán.
Número 510-512(1958): Cincuenta aniversario de la fundación franciscana en Guadalupe.
Números 637 -638 (1978): Cincuentenario de la Coronación Canónica de Santa María de Guadalupe.
Números 661 (1982): Visita de Su Santidad Juan Pablo II a Guadalupe.
Números 674-675 (1985): Santa María de Guadalupe, Reina de la Hispanidad.
Números 691-692 (1988): Año Mariano, 88.
Número 713 (1991): Especial Guadalupe. V Centenario de América.
Números 726-727 (1992): El Real Monasterio de Santa María de Guadalupe, Patrimonio de la Humanidad.
Número 741 (1996): Bautizo de Indios en presencia de Cristóbal Colón.
Números 781-782 (2003): 75 Aniversario de la Coronación Canónica de Nuestra Señora de Guadalupe.
Número 790 (2004): Isabel la Católica: Las relaciones con Guadalupe.
Revisando los volúmenes de la colección completa, que guarda la hemeroteca de este Monasterio, puede dividirse el contenido en dos bloques, que a la vez expresan los fines de esta publicación: Restauración de Guadalupe y difusión de los valores religiosos e históricos-artísticos, mediante estudios de investigación y de elevada divulgación. Así mismo, entre sus contenidos, se cuentan estudios, reportajes, crónicas y otras colaboraciones de otros temas, históricos, doctrinales y artísticos, que no hacen referencia a Guadalupe.

OTRAS PUBLICACIONES

EDICIONES GUADALUPE

Desde 1993 este Real Monasterio de Santa María de Guadalupe encuadra sus publicaciones en propia Editorial, denominada Ediciones Guadalupe. El primer libro que presenta esta denominación es El Monasterio de Guadalup

e, centro de fe y de cultura, terminado de imprimir el 6 de septiembre de 1993, edición de 30.000 ejemplares. Después lleva esta misma denominación la obra Guadalupe: Siete siglos de fe y de cultura, de 5.000 ejemplares, llamada “Magna guadalupensis”, impresa en Gráficas Don Bosco, de Arganda del Rey (Madrid) en 1993, el 25 de diciembre y la revista Guadalupe, el Almanaque Guadalupe y todas las publicaciones del Real Monasterio

El 19 de agosto de 1994 Ediciones Guadalupe fue reconocida por el Ministerio de Cultura (Centro de Libro y de la Lectura. Agencia Española de ISBN (Agencia Española del Internacional Standart Number) con el prefijo 89090.

Anteriormente había sido encuadrada entre las actividades económicas (Librería, venta de libros), que esta casa lleva a cabo, declaradas y autorizadas por Hacienda.

Desde 1994 nuestra revista Guadalupe, parte notable de Ediciones Guadalupe, presenta esta denominación en cada uno de sus números o ediciones.

Esta iniciativa –la creación de Ediciones Guadalupe- entra dentro de las actividades culturales de este Real Monasterio.

ALMANAQUE “GUADALUPE”
La dirección de la Revista Guadalupe asumió en 1984 la preparación, diseño y montaje del Almanaque Guadalupe, como medio de fomentar la devoción y difundir el conocimiento de la venerable imagen y de su Real Monasterio.

Año tras año, aparece lujosamente editado a dos tintas con lámina a todo color de Nuestra Señora Santa María de Guadalupe, con una tirada de 5.000 ejemplares. Razón más que suficiente para una mención en el Corpus Bibliographicum Guadalupense, por tratarse de una publicación periódica, con textos histórico-artísticos sobre Guadalupe y por su buena acogida y aceptación entre devotos y simpatizantes.

HOJA MISIONAL

“ID POR EL MUNDO” es el nuevo título de la “Hojita Misional” (que, desde tiempo atrás, era la publicación de cariz misionero de nuestra Provincia franciscana). Se trata de una hoja divulgativa de carácter eminentemente misionero y religioso, que tiene como objetivo aparecer en los templos y parroquias cada dos meses, con la finalidad de ofrecer a los fieles unas sencillas puntualizaciones acerca de la vocación misionera del cristiano y del franciscano, así como la de ser un sencillo instrumento para potenciar el área misionera de la parroquia y el recuerdo permanente del dinamismo evangelizador intrínseco al Pueblo de Dios.

-Acceso a la publicación vía internet:

Hoja Misional Franciscana

BIBLIOGRAFÍA

San Francisco de Asís,
Sus escritos completos y biografías de su época.
Edición preparada por los Padres Juan R. de Legisma, OFM, y Lino Gómez Canedo, OFM.
Madrid, Biblioteca de autores cristianos,
Tapa dura – 7a ed – 1998

Francisco: el viaje y el sueño
por Murray Bodo, Alicia Sarre (traductora)
Bolsillo (March 1999), St Anthony Messenger Press

Hermano Francisco/Brother Francis
Carmen Bravo-Villasante Arenas
Tapa dura (June 1983), Minon

Francisco de Asís
por Vilalta, Maruxa
Bolsillo – 1ª ed. Fondo de Cultura Económica – 1993

San Francisco de Asís
G.K. Chesterton
Tapa dura – Editorial Juventud – 1994

Francisco de Asís
por Chesterton, Gilbert K
Bolsillo – Editorial Juventud – 1998

El Suicidio de San Francisco
por Santiago Martín
Bolsillo – Planeta – 1998

Vida de san Francisco de Asís:
Una paráfrasis
por Álvaro Pombo
Tapa dura- Editorial Planeta – 2ª ed. 1996